Contame algo lindo....

Contame algo lindo....
Para conocer relatos de barrio, de música, de nuestra historia y de quienes la forjaron....

15 enero, 2008

La Manzana de las Luces

El espacio edilicio comprendido entre las calles Perú, Alsina, Bolívar y Moreno es conocido con el nombre de "LA MANZANA DE LAS LUCES", denominación que le fue aplicada en 1821 por el periódico "El Argos" de Buenos Aires, el que de esa forma inauguró en nuestro país el hábito de crear "slogans" más o menos publicitarios. La razón de tal apelativo surgió por se el centro intelectual de la ciudad de donde se irradiaba su cultura gracias al Colegio Jesuítico, a la Universidad, a la primera biblioteca y también a la primera imprenta con que contó Buenos Aires. Pero su historia comenzó a fijarse mucho antes de la feliz ocurrencia de "El Argos", más exactamente en 1608 cuando los jesuitas dan inicio a la construcción
de un templo, un colegio y una residencia en la misma Plaza Mayor, calle de por medio a la recién terminada Catedral (que no fue definitiva) para ser más exactos, frente al predio que ocupa el Banco de la Nación Argentina. El constructor de los humildes edificios fue el también jesuita Padre Francisco del Valle. Fue allí donde se dieron lo primeros cursos de nivel secundario de la ciudad.En ese lugar permanecieron los jesuitas hasta 1661, año que el nuevo gobernador don Alonso Mercado y Villacorta dispuso la demolición de las construcciones. Es así que el 25 de mayo de ese año, los religiosos dejan el lugar luego de más de 50 años de permanencia. Ese mismo año dan inicio a la construcción de un nuevo templo en la manzana a la que darían el lustre de su cultura. La primitiva iglesia es finalizada en 1675 pero poco más tarde, cae en ruinas. En 1691 se da inicio a una nueva iglesia, la que tiene parecido final, hasta que en 1710, el arquitecto jesuita Juan Krauss edifica la que será la Iglesia de San Ignacio, conservando la torre y la fachada de la anterior. La torre, la de la derecha, se terminó en el siglo XIX estaba edificada en estilo barroco con piedra traída especialmente de la isla Martín García. La fachada es, por lo tanto, la construcción más antigua que conserva la ciudad. Simultáneamente el padre Krauss, nacido en Bohemia, da inicio a los trabajos de edificación del contiguo colegio. En 1714 fallece el padre Krauss, siendo reemplazado por el Hermano Juan Wolff. Para 1733 la obra estaba concluida, pero el director de los trabajos, Pedro Weber que había reemplazado a Wolff, se mata al caer de un adamio. Las tareas son entonces dirigidas por el padre Primoli, llegado a Buenos Aires en 1724.
Al año siguiente, el 7 de octubre, se procede a la consagración de la iglesia. Con el correr de los años, la iglesia de San Ignacio fue escenario de acontecimientos cívicos trascendentes, como aconteció en 1826 y 1829, cuando en él se reunieron decisivos Cabildos Abiertos de aquellos tiempos. Un año más tarde, en él se celebraron las reuniones que originaron la creación de la Universidad de Buenos Aires. Su torre derecha fue concluida en el siglo XIX y en ella fue emplazado el reloj del Cabildo cuando se lo retiró de éste en 1889, estando allí hasta el año 1930. Durante la reconstrucción de la Catedral de Buenos Aires, luego de su derrumbe en 1752, la Iglesia de San Ignacio fue utilizada como Templo Mayor entre 1775 y 1791. (Extraído de la web - Desconozco su autor).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada